27 feb, 2010

fragmentos I

Desde el primer día, después de cada grabación, el grupo charla con el guía, comenta de nuevo los cuadros, las imágenes que se han creado en cada uno, las sensaciones… Rescato aquí algunos fragmentos de la charla con Marco Antonio.

[…]

MARIU: … lo único que me importa es el cuadro y lo que él me cuente de lo que está viendo.

MARCO ANTONIO: o más bien lo que dejé de ver, en el momento que hablo con ustedes ya no estoy mirando los cuadros, los estoy revisitando en mi memoria y viendo que otras sensaciones me produce más allá de sencillamente ese rosa o ese dorado…yo miraba tus manos ahora que parece que tienes frío, están rojas y que se acercan al rosa de la derecha y no a las corazas doradas que citaba nuestro compañero

[…]

FÉLIX: pero nosotros somos más guiados que otros, con lo cual el rechazo al guía puede estar mucho más reflexionado y verdaderamente rechazado

AURELIA: Lo que pasa que yo me fío de la gente que describe a cierto nivel, yo a la vez me estoy imaginando lo que él está describiendo y mi imaginación, claro que se ve guiada por lo que él describe, por supuesto, yo no estoy viendo el cuadro, pero realmente la interpretación de eso que él describe ya sí que es muy mía, incluso con fantasía, seguro, porque por eso digo que si ahora intentáramos hacer un esbozo de lo que él ha dicho no coincidiríamos

FÉLIX: ah, no, no, no, seguro, pero fíjate yo solamente le concedo credibilidad a los ojos que quiero, a los ojos que desconozco o que los conozco por 10 minutos no les doy ninguna credibilidad porque no se tampoco cual es la intencionalidad que le lleva a dirigirme y como tengo, por historia, que ha habido mucha y que hay, mucha intencionalidad interesada en la guía de los demás, por eso tardo mucho a llenarme íntimamente con la visión de unos ojos, a no ser concretamente, que se hayan hecho, es un tópico, pero no lo es, lo de carne de mi carne.

AURELIA: yo eso si lo entiendo, mira en Italia yo viví una experiencia que a mí me encantó, hay estudiantes de bellas artes que quedan con el ciego, pero quedan un día antes conociendo qué es lo que le gusta, que intereses tiene a nivel artístico en general, literatura, arquitectura, todos los ámbitos, poesía…entonces quedan con él, le conocen, saben ya lo que a él le gusta y al día siguiente es cuando le llevan de visita al museo, son estudiantes voluntarios y actúan con el ciego así y efectivamente, probablemente Félix lo que estás planteando es cierto, es mucho más fácil de esa manera, yo de hecho las exposiciones las visito con mi hermano que cuando veíamos íbamos también juntos a verlas, entonces va a acertar seguramente más por como sabe que yo interpreto un cuadro.

[…]

MARTA: me interesa el debate porque la desconfianza en el guía es una cosa que sucede constantemente en el arte contemporáneo, hay gente que tiene un rechazo enorme al arte contemporáneo y aunque se lo explique una persona tiene la misma desconfianza…

AURELIA: yo a veces contrasto ¿eh?, o sea, no pido solamente una opinión sobre un cuadro

CARLOS: claro, ¡muy bien!

[…]

MARIU: yo es que parto de la base de que la mirada, sea de quien sea, la mirada siempre es subjetiva, entonces, antes de que me cuenten, prefiero hacer, prefiero el facto, o sea sentirlo y tenerlo en la carne porque cuando lo haces es cuando lo haces tuyo entonces también tienes tu propia subjetividad.

[…]

LEONOR: de todas formas yo creo que también hay otra cosa importante y es que estamos hablando de que son cuadros abstractos y sin embargo nosotros al fin y al cabo nos hacemos imágenes más realistas que abstractas, y eso es porque lo queremos, no sé, dibujar en la mente con cosas objetivas, con cosas reales que sabemos como son y cómo son sus formas, y sin embargo nos resulta más difícil imaginar ondas ahí revueltas que no significan nada, si, rosas o amarillas o del color que sean pero…que supongo que será lo que son…ahí un batiburrillo de cosas que es mucho más difícil de imaginar, preferimos ir a algo conciso y concreto

AURELIA: a mí no me vale de nada cuando voy a ver algún cuadro, alguna exposición abstracta alguien que me detalla hay una raya hacia arriba, un cuadrado abajo, un no sé qué, no, a mi me valen las sensaciones

MARIU: es que a mí eso me aburre enormemente

AURELIA: pero yo sin embargo si tengo arte abstracto, o sea, a mi si me gusta el arte abstracto ¿eh?

[…]

AURELIA: claro, yo no voy a pedir ¿tú que ves? ”es que no se ve nada, no te lo sé decir, no te lo sé contar…”, yo lo que le digo a la gente es, bueno… ¿tú que ves? ¿sabes?, es que me vale lo que tú veas

MARIU: el otro día estuve en el Conde Duque ¿vale?, viendo una exposición, el domingo, y yo con lo que me quedé, de todo lo que vi o lo que me enseñaron, fue con el olor de las sábanas que había dibujado esa chica, o sea, era un cuadro de una cama, yo me quedé solamente con a qué olerían esas sábanas, y ya está, y no me valió más, y para mí eso es la abstracción de una pintura, por muy naif y muy hiperrealista que fuera el cuadro, porque no era más que una cama pintada o sea el hiperrealismo puro y duro, pero a mí se me quedó el olor de las sábanas

[…]

MARIU: pero ¿sabéis lo que mola? Yo he descubierto hace poco un juego muy divertido, tú te vas con alguien que vea a un museo, al Prado, al Thissen, al Reina, da igual, tú te coges una audioguía, que son bastante mmm…descritas son muy convencionales incluso a lo mejor un poco arcaicas y horribles, pero tú te coges tu audioguía ¿vale? y entonces ya tienes una parte de poder, dices: coño, ahora yo veo este cuadro y tú también, pero yo también lo estoy viendo, entonces mientras esa persona que ve está viendo el cuadro tú te pones tu audioguía…  entonces, luego lo comentas y lo mejor es jugar a darle a un número, entonces tú le das al 142 y te describe la Adoración de los Reyes Magos, pero él no está viendo ese cuadro, el a lo mejor está viendo El caballero de la mano en el pecho, entonces se juega ahí a una cosa de a ver si adivinas lo que tú…y es un juego, y es mucho más divertido

[…]

MARIU: …incluso yo he hecho el experimento de irme al Prado – que encima es gratis para los discapacitados – yo me siento en un banco en el Prado, me cojo mi audioguía y me puedo tirar una hora marcando números en la audioguía y escuchando cuadros que no he visto en mi vida

CARLOS: di que yo lo he hecho

[…]

MARCO ANTONIO: yo quería contarles qué me pasaba con el cuadro, en que me convertía yo, no racionalmente, no haciendo una reflexión sobre el cuadro, si no ser un pedazo mío, entonces lo único que puedo entregarles es esta parte mía, es como los sueños ¿no?, tu nunca vas a poder realmente contar un sueño, cuando despiertas de un sueño, relatas el sueño y el otro sueña el sueño con tus palabras y sueña su sueño, pero el sueño es absolutamente solitario. La percepción del arte abstracto te lleva a un estado mental parecido, donde empiezas a soñar un sueño que no es el mismo del otro, es totalmente diferente, no hay nada…tú podrás compartir muy poco…

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías