16 feb, 2010

Cómo lo vemos, cómo lo conocemos

Este proyecto se basaba en trasladar una visión, la del músico, el artista plástico, el dramaturgo, el director de teatro, el poeta, el historiador del arte a un público para el que las referencias de perogrullo visibilista, y nunca mejor dicho, no tenían ninguna utilidad.
Al principio piensas que, puesto que su percepción va a ser mental, el discurso deberá acompañarse de bosques de conceptos. Pero muchos de ellos tampoco son útiles a lo que importa, que es entender la obra. En mi caso ya no se trata de que estamos en la facultad y puedo hacer una clasificación precisa (mes arriba, mes abajo) de fecha, autor, movimiento o grupo en el que se inserta y su contexto histórico, obra concreta dentro de una serie determinada, teorías estéticas manejadas en ella, colaboraciones artísticas que explican su nacimiento, precedentes artísticos a los que hacer referencia y epígonos que acusaron su influencia, condiciones económicas que lo posibilitaron…etc.etc.
Todo eso está muy bien para el erudito y el investigador pero de nada le sirve a nuestro público si no pueden comprender cómo es lo que tiene delante. Si no soy capaz de explicarle los humores de la obra como si fuera el carácter de una persona, sus manías, sus perfecciones y aquellos defectos que la hacen incorregible y entrañable al tiempo.
Y acercársela y llevarles adentro para que tenga para ellos resonancias de memorias, efectos sensoriales, huellas emocionales y puertas a sus imaginarios que es al final lo que queda en nosotros – cuando nos queda algo – de todo el arte que conocemos.
Tal vez invertimos mucho tiempo en leer, reflexionar y estudiar el arte desde nuestra perspectiva limitada y ombliguista. Y vemos el árbol y no nos deja ver el bosque donde están las esencias de las obras, lo realmente importante, esperando encontrarse con nosotros.
A los próximos Aleph mis felicitaciones: van a tener un público que les va a ayudar a conocer realmente la obra que tengan en mente, entre manos…y va a sacar de ustedes lo mejor que tengan para dar, como buscadores de perlas pacientes y generosos.
Esta semana de ferias del Arte en Madrid no va a poder darles la intensidad de adquisición de conocimiento artístico de la que les hablo, sería como pretender conocer profundamente a un pueblo entero en unos días, moriríamos exhaustos.
Y ese es otro de los regalos de este proyecto, conocer al menos bien una obra, hacerse amigo de ella. Y desplazar la atención de uno al que tienes al lado, que conversa contigo sobre lo mismo, que la está conociendo al mismo tiempo que tú.

Comentarios

Una novedad editorial que tal vez resulte de utilidad:
http://www.lacentral.com/9788496898400

Deja una respuesta

Mensaje:

Categorías